Primer visita al dentista

Posted on

No es algo de lo que debo sentirme orgulloso, pero a tus cuatro años de edad, fuiste por primera vez al dentista, he de confesar que estábamos apenados por llevarte por primera vez a tan avanzada edad. Gracias a Dios el doctor dijo que estábamos muy a tiempo de arreglar cualquier problema que había.

De lo que si me siento muy orgulloso, es que sin problema, aguantaste bien la revisión, no tuviste miedo y te comportaste como la niña grande que eres. :D


Toy Story Manía

Posted on

En el 2010, fuiste por primera vez al cine, tu primer película fue Toy Story 3. Dese entonces surgió un amor increible por Woody y compañía, tuvimos que conseguirte la triología (hasta el momento en que escribo esto) , y fue el momento de solo querer ver las películas de Woody.

Me atrevo a decir que fue oficialmente la primer película que te gustó. De ahi han venido varias mas, pero como Toy Story, ninguna.

La navidad del 2010, Santa Claus te regaló parte de la colección de estos personajes, desde entonces quieres salir con ellos a todos lados.

Aquí te dejo tu foto con ellos, guárdala como un lindo recuerdo.

Toy Story manía


De visita con el doctor

Posted on

De todas las visitas que llevas al pediatra (Dr. Sergio Camacho Larios), está es la primera que no lloras para nada, creo que despues de cuatro paletas por visita, empiezas a ver al doctor como tu amigo.

Dime por favor que lo que imagino es real. Tu mirada me transmite cierto grado de complicidad con papá, y me gusta que me vez con como con la confianza de que si algo anda mal, papá te cuidará.

Me encantas hija.



De las desveladas

Posted on

A decir verdad, aún no logro acostumbrarme a esto de las desveladas, a darle de comer a Daniela como a eso de las 10:00 pm, a la 1:00 am y a las 4:00 am o algo así, en un proceso que dura una hora cada uno aproximadamente.

Claro que no lo hago solo ni siempre, aquí la incondicional es la mamá, quién siempre sin falta está mas al pendiente de ella que yo, pero sí he ayudado muchas veces.

Sin duda, es algo bien difícil, tanto levantarse, preparar el biberón medio zombie para empezar ese proceso de alimentar/sacar el aire/alimentar/sacar el aire. Y si bien nos va, después de eso dormir dos horas, para repetir el proceso. Y digo sin bien nos va, por que las ultimas noches, la niña ha estado medio inquieta y se queda despierta mucho tiempo  llorando, y claro, nosotros junto con ella.

Sin embargo, esto tiene su gran recompensa, y es que, sentir que ella se quede dormida en mi pecho hace que la noche valga la pena, como si ella sintiera cierta tranquilidad de estar conmigo. O bien el solo ver un destello de sonrisa de sus labios hace que se ilumine nuestra noche.

Estamos dispuestos a todo por hacerla feliz.